Saltear al contenido principal

Empresa participada por Sumitomo Chemical Co., Ltd. y Nissan Chemical Corporation

Image001

El mildiu de la vid y las soluciones fúngicas de Kenogard

El mildiu es una enfermedad ocasionada por el hongo Plasmopara vitícola que causa daños importantes si las condiciones climáticas principalmente lluvias abundantes y continuas son favorables durante el desarrollo de la vid.

Para que se produzcan las primeras contaminaciones se requiere que se cumplan simultáneamente las siguientes condiciones: una precipitación superior a los 10 mm en 1 ó 2 días consecutivos, brotes de la vid de más de 10 cm, temperatura media superior a 10-12ºC y oosporas maduras (“semillas” del hongo).

La realización del primer tratamiento podrá esperarse a la aparición de los primeros síntomas, siempre que se vigilen los viñedos, ya que éstos se presentan generalmente en manchas aisladas sin causar daños. Sin embargo, en años de invierno e inicio de primavera con humedad alta en el suelo deben iniciarse los tratamientos en cuanto existan condiciones para la primera contaminación. Además, al inicio de la floración debe realizarse siempre un tratamiento con un producto sistémico, ya que el período floración-cuajado es el más sensible.  Aunque los productos sistémicos, penetrantes y fijación a las ceras cuticulares tienen acción de parada, su mejor comportamiento se obtiene utilizándolos preventivamente. No obstante, en algunas ocasiones es conveniente aprovechar esta acción de parada, como por ejemplo en caso de producirse una tormenta sin estar tratado el viñedo que provoca una contaminación del hongo. Los productos sistémicos y penetrantes indicados tienen buena eficacia, pero el hongo tiene gran facilidad a crear cepas resistentes frente a la mayoría de ellos. Por tanto, no debe abusarse de su empleo (limitándolo a 3 tratamientos al año como máximo) utilizándolos solamente en caso de necesidad. Con independencia del tipo de producto utilizado es de suma importancia mojar bien todos los órganos de la cepa, empleando maquinaria adecuada, a la dosis que indique la etiqueta. En caso de presión elevada del hongo junto con un crecimiento rápido de la vegetación, deberá disminuirse la persistencia de los productos (indicada en el cuadro) en 2 días.

El catálogo de fungicidas de Kenogard ofrece soluciones como Pearze® Triple (Cimoxanilo + Folpet + Fosetil Al) que aporta efectos sistémicos, preventivo / curativo, multidiana, penetrante y translamilar, erradicante y de contacto. Se recomienda para aplicaciones a principio del ciclo de cultivo.

En segundo lugar, encontramos EMENDO® F (Valifenalato), que actúa de manera preventiva y curativa, con efecto antiesporulante clasificado dentro de grupos antimildius sistémicos y movimiento translaminar y messostémico. El EMENDO® F  actúa sobre la síntesis de la pared celuar a nivel de esporas con acción preventiva y sobre el micelio del hongo con acción curativa. EMENDO® F debe ser usado siguiendo una estrategia de control preventivo. Se efectuará una única aplicación por ciclo vegetativo desde la aparición de las primeras hojas hasta la formación de los racimos, aunque los mejores resultados se consiguen en aplicaciones dirigidas a la protección del racimo (cuajado), obteniendo un control complementario sobre botritis gracias a la presencia del folpet en la formulación.

Como novedad, contamos con la ampliación de uso de LEIMAY®, formulado a base de amisulbrom, específico contra hongos oomicetos (mildius), es un producto de fijación a la cutícula y por tanto no se lava con la lluvia. Presenta actividad preventiva y anti-esporulante, ejerciendo una barrera perfecta frente a la entrada de mildiu en el campo, y evitando la aparición de nuevos focos de infección. Leimay® podrá posicionarse en aplicaciones después del cuajado o al inicio del cultivo en mezcla con productos sistémicos.  

Y por último, contamos con Rebelde®, formulado líquido de oxicloruro de cobre de alta concentración (70%), idóneo como tratamiento de contacto a base de cobre, que además cuenta con certificación en Agricultura ecológica.

Por ello, con las lluvias constantes de esta primavera se pueden dar las condiciones adecuadas para la aparición del mildiu en viña, y en Kenogard brindamos soluciones basadas en la investigación y desarrollo de la protección de cultivos.

 

Volver arriba
×Close search
Buscar