Saltear al contenido principal

Empresa participada por Sumitomo Chemical Co., Ltd. y Nissan Chemical Corporation

Procesionaria

18 bebés hospitalizados al caer orugas de la procesionaria en el patio de una guardería del sur de Francia

Los 18 bebés, de entre 11 y 24 meses, de una guardería de Septèmes-les-Vallons (departamento de Bouches-du-Rhône, en la región Provenza-Alpes-Costa Azul), tuvieron que ser hospitalizados el 17 de marzo debido a las reacciones en forma de urticaria causadas por las orugas de la procesionaria. La información, dada a conocer por los bomberos, se ha transmitido por distintos medios locales de la Provenza.

Tres adultos de la guardería y escuela maternal Lou Pitchoun también fueron trasladados a diversos hospitales. Las orugas cayeron de un árbol “en la esquina de la guardería que daba al patio”. Los niños, que estaban jugando fuera, tocaron las orugas que se encontraban en el suelo, ha explicado un portavoz de los bomberos.

Pequeños animales que pueden ser peligrosos

“Cuando se trata rápido, como ha sido el caso de esta mañana, no hay consecuencias graves para la salud”, indica el jefe de bomberos del SDiS13 en la Provenza. “Pero si se entra en contacto con una de estas orugas de procesionaria, que llegan cada año en este mismo periodo y que deben evitarse, el primer reflejo debe ser comunicarlo rápidamente. En el peor de los casos, el contacto con las orugas puede provocar reacciones muy fuertes en manos u ojos y problemas respiratorios”, prosigue el responsable del servicio de emergencias.

La hospitalización es “una medida preventiva: deben eliminarse todos los pelos urticantes y aplicar una pomada sobre la piel”, ha descrito un portavoz de los bomberos. Diversos equipos de bomberos y servicios móviles de urgencias han desplegado un total de 10 ambulancias. Las orugas de la procesionaria son insectos cuyos pelos son extremadamente urticantes y alergénicos, por lo que niños y animales domésticos deben mantenerse bien alejados.

Como ilustra esta noticia francesa, la procesionaria es una plaga cada vez más presente que ocasiona importantes problemas de salud. En Catalunya el otoño pasado se triplicaron las fumigaciones aéreas para prevenir su crecimiento. En Kenogard contamos con productos forestales que luchan contra la procesionaria y también con el insecticida biológico Foray® 48B, para tratamiento de las orugas en sus primeros estadios larvarios.

Foray® 48B se aplica en pulverización directa sin riesgo de modificar el equilibrio ambiental previo. Por su éxito para combatir lepidópteros defoliadores en bosques, parques y jardines, es perfecto para atacar a la procesionaria en cualquier ámbito y reducir los riesgos que provoca esta plaga.

Foray 48B es un producto certificado para su uso en agricultura ecológica.

Volver arriba
×Close search
Buscar